Game of Thrones: The Spoils of War



Andrea Torres.

Para nadie es un secreto que Game of Thrones fue un completo éxito a penas se estrenó, y con su 7ma temporada al aire solo ha confirmado lo que todos ya sabíamos.

GOT es la típica serie que te hace pensar que el capítulo que viene no puede ser mejor que el que acabas de ver, pero cada domingo te llevas una sorpresa. Ayer, 06 de agosto, fue el estreno del 4to capítulo de la temporada, dejándonos prácticamente en el medio de esta magnífica serie.


Jamie Lannister, hermano y amante de Cersei Lannister, vuelve con su tropa del asalto que realizó a Altojardín. Su cabeza da vueltas tras la revelación de Lady Olenna Redwyne, culpable de la muerte de su primer hijo con su melliza, Joffrey Lannister. Recordemos que Cersei había culpado a su hermano menor, Tyrion Lannister, por envenenar a su hijo mayor en plena celebración. A la vez, la reina de los Siete Reinos espera que su mellizo llegue con todo el oro para saldar su deuda con el Banco de Hierro.

Sansa Stark recibe nuevamente una increíble sorpresa. Su hermana menor, Arya Stark, ha vuelto a Invernalia a reencontrarse con su familia y con los restos de su padre. Arya le revela que tiene una lista de gente a quien asesinar, pero Sansa no le cree hasta que reúne a sus dos hermanos menores y Bran le confirma a la pelirroja que Arya iba camino a Desembarco del Rey porque Cersei está en su lista.

Jon Snow todavía ocupa las propiedades de Daenerys Targaryen. Por fin encuentra el Vidriagon y antes de sacarle provecho a la piedra, le pide a su alteza que revise con él la cueva en la que se encuentran. En ella hallaron dibujos de los Hijos del Bosque y más allá, pruebas de que ellos y los primeros hombres  pelearon juntos “contra su mutuo enemigo”: los caminantes blancos. Con dichos dibujos, logró convencer a Daenerys de que su alianza era necesaria por lo que esta le prometió que sucedería cuando él decidiera arrodillarse ante ella.

Lord Varys y Tyrion Lannister le informan a Daenerys que los Inmaculados lograron tomar Roca Casterly, pero que sus enemigos Lannister supieron hacer una movida fabulosa en la que saquearon y acabaron con los Tyrell, aliados de Targaryen. La reina, desesperada, le pide un consejo al Rey del Norte (Jon Snow) tras encontrarse perdiendo la guerra.

Theon Greyjoy llega a la playa de Rocadragón para pedirle ayuda a Daenerys con la liberación de su hermana, pero llega tarde, la reina se ha ido.

La próxima escena fue algo impactante, muchos se quedaron sorprendidos y sin palabras. 

Jamie Lannister se encontraba aún con su tropa en camino a Desembarco del Rey. El oro traspasó las puertas del reino, pero aún quedaban carretas y caballeros que guiar. No fue suficiente la advertencia del comandante de que las carretas debían pasar por Aguasnegras antes del anochecer, fue demasiado tarde.

Se escuchó un sonido que ellos entendieron bien, era un sonido familiar y potente. Era el sonido de una tropa que no pretendía detenerse hasta acabar con cada uno de ellos.

El momento que muchos estaban esperando, la lucha de poder entre los Lannister y la “Madre de los Dragones”. Una decisión que muchos no se esperaron, pero que al ver al imponente Drogon con su madre en el lomo fue algo inigualable.



Entre los rumores y spoilers de la serie, se encontraba el hecho de que uno de los dragones resultaba herido y por ello moría. Lo que ninguno se esperaba es que fuera tan pronto. Los Lannister diseñaron un arma que era precisamente contra los dragones. Bronn, aliado a los mellizos, acciona el arma contra el dragón y logra darle en la parte izquierda de su torso, cerca del ala. Drogon se posa dolorosamente en el piso, en el que su madre baja de él e intenta extraer la fecha que se encuentra incrustada en el cuerpo de su hijo. 

Mientras la escena transcurre con guerra alrededor, el dragón adolorido y la Mano de la reina mirando a los lejos a su hermano mayor (Jamie); este decide atacar por la espalda a su enemiga, esperando que ella y Drogon estuvieran lo suficientemente distraídos como para clavarle la espada a Targaryen. Lo que no se esperaba era que el dragón sintiera su cercanía y la amenaza que producía aquello.

El capítulo culmina con alguien que logra empujar a Jamie de su caballo para que la ola de fuego no impactara contra su cuerpo. La última escena es el Matarreyes hundiéndose en el fondo del lago, sin ningún movimiento o quizás una burbuja que indicara que aún respiraba.

Cuando pensábamos que no podía haber más incertidumbre, Game of Thrones nos calla la boca una vez más. Muchos aseguran que este capítulo ha sido el mejor, no solo de la 7ma temporada, sino de la serie completa. ¿Qué creen ustedes?

Redes:

Instagram y Twitter: Andrealtf.
Facebook: Andrea Alejandra Torres.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Game Of Thrones: Eastwatch

Game of Thrones: Beyond The Wall

Intervención militar en Venezuela