Reflexión a la Asamblea Nacional Constituyente


Manuel Rodríguez

Ante todo pronóstico hoy amaneció en Venezuela. No se veía tan claro aunque parezca obvio. Ayer cremaron los esqueletos de lo que quedaba de la República venezolana. Todo se basó en una  fraudulenta elección para seguir acumulando el poder en una cúpula corrupta.

Lo sorprendente de todo esto no son las cifras ( predecibles desde el primer momento), sino las reacciones ante estos números. El plebiscito del 16 de julio contó con un apoyo de 7 millones y medio, muy obvio era que cualquier cifra de las elecciones constituyente tenían que ser por encima de esos resultados, principalmente para dar una sensación de mayoría en unos resultados avalados por el ente electoral del país.

Cualquier resultado que provenga de un fraude es un resultado fraudulento, no importa el número, pero una persona con al menos dos dedos de frente entenderá que esos números son totalmente amañados y falsos. Con el petróleo a 40 dólares el barril, 120 días de protestas y a menos de dos años de una paliza electoral, que el chavismo haya sacado más que Maduro en el 2013 resulta sospechoso.

A ver, muchos tomarán como verídicos esos resultados por qué no hay más datos y por qué provienen del ente rector de las elecciones en Venezuela.Ahora que el CNE se haya prestado para semejante patraña confirma que las elecciones que el chavismo ganó probablemente no las haya ganado o no por los márgenes presentados.

Muertos votando, sin cifras de los votos nulos y con un aparato de control estadal son más oscuridad a un proceso lleno de sombras que desde el principio estuvo viciado.

Mucha gente se sintió derrotada por esos números, cosa que no entiendo ya que era predecible, tenían que decir que eran mayoría. Estoy ansioso por la explicación gubernamental a como siendo “mayoría" se robaron el Referéndum Revocatorio.

La ANC abre una posibilidad única para sacar a la dictadura. Mayor presión y desconocimiento internacional junto a un aumento considerable de la conflictividad interna.

Hoy empezamos una nueva fase y antes de que termines de leer este artículo recuerda que en diciembre de 1957 Marcos Pérez Jiménez amañó un plebiscito para seguir en el poder y salió un mes después, el 23 de enero de 1958.

Comentarios

  1. La lucha no inició por detener una constituyente y tampoco se detendrá por ella, tenemos que seguir

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Game Of Thrones: Eastwatch

Game of Thrones: Beyond The Wall

Intervención militar en Venezuela