La casa que casi vencen las sombras



25/02/2017

Felipe Toro 

“La democracia muere en la oscuridad”: muere cuando la sombra de la corrupción y la delincuencia llegan al poder; muere cuando las sombras del hambre, la desesperanza, la inseguridad y la resignación se impregna en la mente de una sociedad.

La sombra que resumen todos estos antivalores son creados por la ignorancia. Una ignorancia que impera en todo el mundo, donde los jóvenes solo conocen el entretenimiento y no cuáles son los deberes y derechos en su país.

Los medios de comunicación, que por medio de la censura o por el simple hecho de entretener, no concientizan, sino que llenan la cabeza de cada espectador con inútiles temas; y colma cada rincón de nuestros hogares de sombras.

El deporte, politizado. Solo los adeptos al gobierno logran llegar a la cima del deporte, pero solo para traer vergüenza al país con sus actuación, porque no llegan por mérito propio, sino por dinero de la corrupción. Y aquellos que pueden dar luz son opacados por la sombra.

La cultura y las artes, que son medios de hacer enfrentar al público con la realidad que nos envuelve, dejaron su tarea a un lado, y son utilizadas como medio de propaganda para mantener a la élite, y conservar al resto pisoteado y sin futuro bajo la sombra.

La educación está en una etapa de destrucción. Las escuelas sin profesores, pensum incompletos, y estudiantes que se desinteresan de los estudios por el medio que los envuelve. Los alumnos que se forman ahí, en su mayoría, no pueden con la exigencia de una universidad y esta va bajando su nivel hasta solo formar sombra y no luz.

Y aquellos que con su luz han intentado ser subversivos, han sido vencidos por la sombra de la represión, han sido perseguidos, encarcelados y muertos por aquellos que viven en la oscuridad.  

Nuestros hogares han dejado de ser un hogar. Cada familia se ha quebrantado por los antivalores. El núcleo que conforma la sociedad es separada por los monstruos de la inseguridad, de la emigración, del hambre y la delincuencia. La basura ha sustituido la comida de cada hogar y con ella se sustituyó la mesa por la calle.

Un hogar es aquel donde el desenvolvimiento personal se nutre cada día, es el lugar donde el futuro que podamos vislumbrar no es inalcanzable, donde cada miembro que conforma ese hogar, se siente apoyado y seguro. Venezuela dejó de ser un hogar, las personas que vencieron las sombras no se sienten parte de él, la abandonan; y los que están sumergidos en ellas no se dan cuenta que así, su hogar, deja de pertenecer a ellos.

Pero las sombras de la ignorancia pueden ser vencidas con la luz del conocimiento. Las verdaderas revoluciones que causaron verdaderos cambios son aquellas que llevaron luz a sus pueblos: La Revolución Francesa y La Independencia de América con la ilustración, el siglo de las luces. La generación del 28 en Venezuela, donde jóvenes estudiantes desafiaron un régimen. Y ahora, la UCV venció con sus elecciones una sentencia que les castraba su espíritu democrático, la UCAB y la USB triunfaron en el Modelo de Naciones Unidas en Harvard. Estas son pequeñas batallas en una pugna contra las sombras.

Aunque la frase: “la casa que vence las sombras”, es un sinónimo de la UCV, me atrevo de decir, que todas las universidades la vencen. Una sola no puede vencerla, todas unidas, sí. Entonces podríamos decir: las universidades son las casas que vencen las sombras, y con ellas la democracia no morirá en la oscuridad.

Sígueme en:

Instagram: felipetoros

Twitter: felipetsanz

Comentarios

Entradas populares de este blog

Game Of Thrones: Eastwatch

Game of Thrones: Beyond The Wall

Intervención militar en Venezuela